Alguien que conocí escribió que abandonamos nuestros sueños por miedo a poder fracasar, o peor aún… por miedo a poder triunfar.
Quiero decirte que aunque supe muy pronto que tú harías realidad tus sueños, jamás imaginé que yo, una vez más, haría realidad los míos.

Las estaciones cambian, jovencito. Y aunque puede que haya esperado hasta el invierno de mi vida para ver las cosas que he visto este pasado año… no cabe duda de que habría esperado demasiado de no haber sido por ti.

Después de tantos días perfectos, empecé a creer de verdad que toda la vida sería así.

 

Descubriendo nunca jamás.

(Visited 60 times, 1 visits today)
4