He aprendido que los amores pueden llegar por sorpresa o terminar en una noche. Que grandes amigos pueden volverse grandes desconocidos y que por el contrario, un desconocido puede volverse alguien inseparable.

 

Que el «nunca más» nunca se cumple, y que el «para siempre» siempre termina.

 

Que el que quiere, lo puede, lo sigue, lo logra y lo consigue. Que el que arriesga no pierde nada y el que no arriesga no gana.
Que si quieres ver a una persona, búscala, mañana será tarde.

 

Que el dolor es inevitable, pero sufrir es opcional. Y sobre todo, he aprendido que no sirve de nada seguir negando lo evidente.

(Visited 43 times, 1 visits today)
4